Alcala del Jucar resplandeciente de principio a fin

Solo de entrada este pueblo manchego lo dejará maravillado con la vista que se tiene, apenas uno se empieza a aproximar. Pueden contemplarse muchas casas acopladas al cerro y en su cumbre está el castillo; a los pies del pueblo pasa el río Júcar, adornado por su sencillo puente (aun es permitido el paso en coche) y la pequeña plazoleta en medio de sus aguas.

Sitios para visitar

Con pasear por sus calles y disfrutar de la gente, la gastronomía, algunos sitios de interés y de su exuberante naturaleza alrededor, se sentirá bien servido. Entre los lugares más representativos se encuentran:

Iglesia de San Andrés: se encuentra en la subida haca el castillo, la ubicación hace que se vea imponente. Una vez arriba no parece tan magnífica, sin embargo, su interior está muy bien conservado, el altar mayor tiene un retablo dorado que destaca sus detalles en contraste con el recinto totalmente blanco y la cúpula sobre él. Fuera de la iglesia, por uno de sus laterales, se obtienen preciosas vistas desde su barandilla, y por las noche se ve hermosa teñida de dorado por las luces.

Sus calles: debido a las irregularidades del terreno sus calles suelen ser muy empinadas, y algunas están inclinadas hacia uno u otro lateral para hacer correr el agua. Una buena forma de recorrerlas es comprando algo para tomar o picar durante la caminata; varias conducen hacia el borde del pueblo, donde es posible divisar el río.

Cuevas de Masagó: es la más antigua de la ciudad y atraviesa la montaña de un extremo al otro. En su interior se excavaron unos ojos de buey (ventanas circulares) a través de los cuales es posible ver el río. Hay una sala de antigüedades, una sala de baile y un restaurante manchego que ofrece deliciosa comida típica.

Hoz del río Júcar: es maravilloso recorrer el precioso cañón bordeado por el río; además se pueden ver las casas cuevas, gran parte de ellas ofrecen hospedaje y en su interior es posible apreciar partes de las piedras de la montaña funcionar como paredes o techo. También se encuentra el acceso a la pequeña plaza asentada en medio del río.

Para quienes gustan del senderismo y actividades acuáticas, este es un buen lugar que no deben dejar de visitar. Viajar es mucho más cómodo si se hace en vehículo propio para disfrutar de las libertades que ello permite; sin embargo, si su automóvil nada que reacciona y por su mente pasa una y otra vez “vender mi coche al desguace  es la mejor solución”, no lo piense más y actúe, para que pueda comprar otro en mejores condiciones, con el que sí pueda pasear.